Darío Argento es a menudo una figura discutible para la crítica. Esto es en gran parte natural, ya que Argento es un cineasta verdaderamente inconstante en la calidad de sus trabajos. Tan pronto hace historia con películas como Suspiria (1977), Demons  (1985, en esta ocasión en su faceta como productor),  El engendro del Diablo (1988), La terza madre (2007), como nos convierte en víctimas de productos como  El Fantasma de la ópera (1998) o de, la más reciente, Giallo (2009, con Adrien Brody y Elsa Pataky).

A pesar de todo, volver a las películas de Argento es siempre  algo agradable para un aficionado al género. Tiene cierto talento estético casi teatral que resulta innegable y, además, sabe cómo utilizarlo. Hay una secuencia en “El síndrome Stendhal” en la que demuestra, en mi opinión, esta maestría para producir en nosotros un sentimiento de temor y de repugnancia en el sentido más puro.

Si me permitís, os voy a poner un fragmento de la citada película para que podáis comprobar lo que os comento (en concreto me parece interesante el primer minuto del video).

De cualquier modo, tampoco quiero convenceros de que el cine de Argento es sólo salvable por la presencia de algunos elementos talentosos. Lo que sí pretendo transmitiros es que para hacer una buena película es imprescindible tener talento y oficio y que Darío tiene ambas cosas, aunque no siempre las pone en sus películas.

Su película más brillante  es para mí Phenomena. En ella encontramos la presencia de una jovencísima, aunque brillante, Jennifer Connelly  y del actor de reparto Donald Pleasance, uno de los llamados  secundarios de lujo…  Además, cuenta con un argumento realmente original, puesto que combina elementos del terror clásico de la Universal, con un mcgoffin muy de género Giallo (género policíaco italiano), junto a elementos propios del slasher o incluso del gore. En fin, para mí es una joya de los 80’s que no ha envejecido prácticamente nada.

Mis otras dos películas preferidas de Argento son: “El Engendro del diablo” y “La Terza Madre”.

En la primera se nos narran los sucesos ocurridos cuando el mal se desata en una catedral de arquitectura gótica levantada sobre una fosa común maldita, todo ello adentrándonos el universo de las catedrales y de los misterios que encontramos en ellas (la película está influida y es casi un homenaje al libro de Fullcanelli “El misterio de las catedrales”, (que fue un importante best-seller  durante la década de los ochenta).  Hay quien dice que la película es un caos, sin pies ni cabeza, sin embargo, yo más bien diría que es una locura bien orquestada. Además, el hecho de las puertas del infierno se encuentren en una catedral gótica me parece una historia de por sí  interesante que si,  además, está bien dirigida, merece la pena de ser visionada.

“La terza madre” es la tercera parte la trilogía de las brujas llamada las  “Tres madres” iniciada  con Suspiria y continuada con Inferno. Aunque en mi opinión no se requiere una visionado de las partes anteriores para disfrutar de la historia.  Quizás no sea una película tan redonda como las anteriores, pero tiene un buen ritmo, buenas interpretaciones (diantres, está protagoniza por Asía Argento, hija de Darío y gran actriz, entre otros méritos), en la que por cierto aparece Udo Kier (actor de cuyo nombre quizás no os acordaréis pero que seguro que conocéis), y no me canso de verla. No sé, es una película realmente entretenida y bien filmada.

En fin, como aficionados, y más ahora con la Ley Sinde, resulta lamentable tener que mencionar que sus películas o no se han editado en España, o bien no han merecido el tratamiento adecuado. Por ello, recomiendo que las pidáis en la tienda Freaks de BCN, en la calle Ali Bei núm 10, cerca de la parada “Arc de Triomf”, cuya página, aunque yo no vaya a enlazar, podéis buscar por google.

¡Salud y hasta la próxima!

Filmografía Darío Argento

Anuncios