El manga más conocido de “Masamune” es una gran obra, pero no deja de ser en más de un momento de difícil lectura. Y ojo, me encanta, pero hay que reconocer (lo hace hasta el autor) que a menudo sacrifica el dinamismo visual en aras de la profundidad literaria.

La pregunta sobre la que estructuro esta entrada es la siguiente: ¿Es lícito que un buen comic o buen manga deje de lado la agilidad visual? ¿o un buen manga sólo es aquel que sabe conjugar a partes iguales la agilidad y la expresividad con un guión de calidad?

Bueno, a mí esto es algo que como aficionado al comic siempre me ha preocupado cuando me he preguntado qué convierte a un autor en un genio (como pueden ser Hugo Pratt, Frank Miller o el mismo Masamune).

Bueno, os adelantaré mi conclusión, aunque por otra parte sea obvia: En esto del arte no existe una regla fija.

From Hell es otro comic del que también podríamos discutir si lo visual queda relegado a un segundo plano debido a la densidad del argumento… ¿pero qué problema hay? Sí, claro, el comic es fundamentalmente un medio visual, pero quizás no podamos juzgar una obra sólo por la cantidad y formalidad de sus viñetas (según los cánones clásicos) sino por el impacto que ejerce sobre el lector.

Y sí, la mayoría de veces los autores fracasan (por poner un ejemplo de comic basura: los vengadores de heinberg-cheung) pero en From Hell o en Ghost in the Shell (sobretodo en la primera época) si dejamos respirar historia la y nos sumergimos pasivamente en el argumento, bueno, podréis disfrutar de un modo único del conjunto, que probablemente os convertirá en firmes defensores de los autores hard.

Anuncios