Category: Uncategorized


Quise llevar a mi amigo Pepe al bar de Serafín. A ver lo que le parecía. Entramos y se pidió unas bravas y una coca-cola. Serafín le sirvió a regañadientes y se volvió a su rincón a leer las esquelas del ABC.
Pepe me estuvo hablando sobre su familia. Incluso quiso enseñarme una foto de su hija, que ya estaba muy crecida desde la última vez que la había visto. Continuó hablándome del trabajo y de que iba a promocionar en breve.
– Te felicito, de verdad. A la próxima invito yo, venga.
Me siguió hablando sobre las mismas cosas insípidas sobre las que solía hablarme, acercándonos a la próxima ronda.
– Va venga, ¿qué quieres?
– ¿Crees que tendrán sidra?-preguntó mirando a su alrededor, como si aquel sitio tuviera poca categoría como para tener sidra.
– Imagino… Pero vamos a ver.
Le hice un gesto a Serafín para que se acercara. Como si me leyera el pensamiento se acodó en la barra y colocó su cráneo a un palmo escaso del de Pepe, dejando ver cada grieta de sus huesos.
– ¿Qué gusta el señorito? – preguntó con ese dejo andaluz que sabía utilizar cuando era conveniente.
Pepe, sin inmutarse, contestó.
– Una sidra… ¿Tú qué quieres Daniel?
– Lo mismo, lo mismo.
Continuó hablándome como cerca de tres cuartos de hora.
– Bueno, me tengo que ir Daniel. Me esperan en casa…
– De acuerdo, hablamos luego. Venga que vaya bien- le di un abrazo y lo despedí.
Serafín esperó unos minutos. No hacía nada en concreto, simplemente remoloneaba. Al fin salió de detrás de la barra con un trapo colgando de la clavícula y se sentó en un taburete a mi lado.
– Oye, esto no lo hagas más eh. Si vuelves por aquí haz el favor de venir solo o al menos… Al menos bien acompañado.
Ya en casa me hice algo de comer: una bocadillo de bacon y queso, que acompañé de una cerveza. Hice sitio en el sofá, ya que tenía algo de ropa sucia por ahí tirada, y encendí el televisor. Justo en ese momento sonó el teléfono. Era Pepe.
– Oye, ¿por qué me has llevado a ese antro?
– Bueno, no sé – me dejó algo cortado con esa pregunta -. Quizás pensé que te llamaría la atención. El camarero es un tipo interesante…- no sabía cómo decirlo más claro. Además, no me fiaba de mi salud mental en aquel momento.
– Sí, que es un esqueleto. Pero vamos, ni que fuera el primero que veo en mi vida. Mira, la próxima vez mejor ir a un sitio con menos mugre.
No tenía ningunas ganas de contestarle así que colgué sin despedirme.

Descubrí el bar de Serafín una tarde del veranillo de San Martín. Hacía demasiado calor incluso para permanecer en casa, así que cogí la cartera y el tabaco y me planté en la calle. Estaba desierta. Caminando llegué hasta la Plaza España y como no me gusta hacer dos veces el mismo trayecto, tomé una bocacalle que nunca, hasta entonces, había tomado. Más que calle es un callejón, y parece sacado de una película española de los años cincuenta en blanco y negro. Sólo que es en color. Hay varios negocios en ella que parecen abandonados…A saber: una librería especializada en primeras ediciones, una tienda de ultramarinos y, por último, un bar de los de antes. Es decir, uno de aquellos bares en los que se anunciaba el menú pintado en el cristal junto a la puerta. El precio de los menús, por si a alguien le interesa, todavía figura en pesetas. Ah, nuestras queridas pesetas. Este pensamiento, el hecho de que tampoco se veía un alma (los bares como las ciudades, los prefiero desiertos) y de que empezaba a tener una sed abrasadora me decidieron a probar suerte y a entrar en él.

El camarero estaba acodado en la barra leyendo el periódico. Las gafas de ver de cerca se las sujetaba con un esparadrapo al cráneo, puesto que no tenía nariz. Tras mirarlo algo más detenidamente observé que era algo lógico puesto que era un esqueleto y es cosa sabida que los esqueletos no tienen carne sobre los huesos.

Para seros del todo sincero, debo deciros que este hecho me resultó sorprendente por sí mismo. No es frecuente ver a un esqueleto regentando un bar. No obstante, cuando abrió la boca redujo mi inquietud.

  • Buenas tardes, ¿qué le pongo?

Tenía una dicción realmente preciosa, con un ligero acento andaluz pero que no llegaba a resultar aborrecible.

  • No se quede ahí clavado, que no muerdo. Venga, a la primera invita la casa.

Me acerqué hasta la barra y me senté en uno de los taburetes. Acto seguido me sirvió una manzanilla y la acompañó de una croqueta a modo de tapa.

  • Las hace mi mujer. Vamos, que si no le gusta mejor se calla. Además, a caballo regalado…
  • No le mires el dentado.
  • Eso mismo.

Cogió un mando y, apretándolo contra sus falanges, me preguntó:

  • ¿Qué prefiere que ponga? ¿La Sexta, Telecinco… ?
  • Deje la Sexta. No tengo ninguna preferencia. En todas ponen una basura similar.
  • Jejeje – Realmente su risa no era de lo más agradable. Sonaba a hojalata. De todos modos lo compensaba con su voz, que me recordaba cada vez más a la del difunto Juan Luis Galiardo, si hubiera prescindido del acento, claro- Se ha dado cuenta eh. Es usted más listo, si me permite la expresión , de lo que parece.

Decidí tomármelo como un halago.

  • Se agradece, supongo.
  • No hay de qué. Bueno, tampoco espere que siempre vayamos a estar de acuerdo. No será así, ya le adelanto
  • Ya, ya imagino- Hablaba, me fijé, como si ya estuviera seguro de que iba a volver. De hecho, mientras lo pensaba me daba cuenta de que aquel lugar se iba a convertir en uno de mis habituales.

En la televisión ponían una tertulia. Había en ella un representante de cada partido: PP, PSOE, IU y PODEMOS… Hablaban todos pero yo no lograba entender nada. Percibí, eso sí, que los representantes de PSOE e IU eran dos tipos realmente despreciables, con una calvicie repugnante. En cambio los que hablaban por el PP y Podemos eran ya otra historia. Se trataba de dos chicas muy bien parecidas, sobretodo la representante de Podemos. Era una morena de tez pálida con un busto que hablaba por sí solo.

  • ¿Se ha fijado eh?- Y me miró. Realmente mirarle era como mirar al infinito, al no tener ojos dentro de sus cuencas podía uno quedarse mirando a aquellas profundidades un tiempo indeterminado.
  • Sí. Imagino que también coincidiremos en esta ocasión.
  • Sí, creo que sí. Pero dígame, ¿usted qué conclusión saca de todo esto?

Pues realmente yo no sacaba una gran conclusión.

  • Va venga, si está claro, ¿no?
  • Pues no, la verdad. Ilumíneme sobre el asunto, por favor.
  • ¿De verdad que no lo ve? …- tras una pausa – . En fin, como todavía tiene ojos en las cuencas es de suponer que le queda tiempo para mejorar su capacidad de observación. La cuestión es muy simple: A falta de discurso las mujeres, si todavía tienen buen pellejo, siempre ayudan a convencer a los indecisos.

Tras meditarlo unos instantes, determiné que llevaba bastante razón.

  • Sin embargo, y sin quitarle la razón, algunos pensarían que esa visión es algo machista.
  • ¿Machista? Sí – contestó mientras me servía otra manzanilla – quizás algunos lo verían así.

Encontré en Futurama (la mejor tienda de comics de Valencia) la obra de Beà por 6 €, y lo compré, claro. Éste es uno de los grandes autores modernos… Entendiendo por modernos a los autores pertenecientes a la  segunda generación de historietistas que popularizaron el tebeo en nuestro país. Es decir, la quinta de Carlos Giménez, Usero, Jordi Bernet… Vamos, la última generación que vendió en los quioscos*.

Puede que muchos hayan llegado a Beà gracias a Carlos Giménez y a sus Profesionales, puesto que es uno de los personajes que pululan por la editorial en el citado comic. En realidad esto no es que sea triste pero sí refleja un poco la escasa memoria del comiquero en nuestro país.

15lugar2

 

Portada del álbum recopilatorio recopilado por Rambla.

Beà ha trabajado en publicaciones clásicas como Creepy, 1984 o Rambla. Destacando sus obras propias: La Muralla, Historias de la Taberna Galáctica y La esfera Cúbica, el comic  que hoy nos ocupa.

esfera

 

Primera página de la cuarta historia que compone la Esfera.

En las diferentes historias que componen la esfera cúbica (un total de 6) el lector no deja de sorprenderse. Estamos ante una obra que rompe con los esquemas conocidos incluso a día de hoy. Se nos presentan a unos personajes en el primer episodio que no van a ser los conductores de la historia (¿pero hay incluso nexo conductor?)… El autor se ríe constantemente del género y del propio comic, sin perder en ningún momento la calidad de las ilustraciones y sin dejar ninguna viñeta sin contenido narrativo (algo que algunos agradecemos).

CreepyMagazine044_35

Primera página de una historia de Beà para Creepy.

Estamos ante una obra, publicada en origen por entregas por la revista Rambla en 1983, que está a la altura de lo mejor de Moebius.

En fin, una obra que os invito a que leáis, y así  de paso conozcáis a Beà… Viene hasta con una banda sonora original que se puede escuchar mientras se lee el álbum.

* Los quioscos: lugar donde antaño se vendían los tebeos y las revistas del noveno arte, antes de que un listillo se inventara esta etiqueta. Entendedme, me gustan las tiendas especializadas pero no me gusta tanto que los comics ya no se vendan en los quioscos y que, el comprador medio que te encuentras en una librería tenga treinta o cuarenta años. y que entienda el comic como una forma de expandir sus horizontes culturales más que como un entretenimiento puro y duro.

Yo nací en 1987. Y la verdad es que de crío no había mucho cine sobre superhéroes y menos de la marvel. Sí, es verdad, en 1990 se estrenó El capitán América, dirigida por Albert Pyun, más conocido por haber dirigido un año antes Cyborg, la de Van Damme. Del mismo año que Cyborg es El castigador con Dolph Lungren y, ojo, Louis Gosset Jr.

Aquí os dejo el trailer del Capi en una calidad pasmosa.

También os tengo que decir que ninguna de estas dos era muy accesible. La primera la compré en una tienda de viejo, y era una VHS que había sido de un videoclub y tenía el tracking jodido (hermosa palabra que muchos ni conoceréis: tracking). La segunda la conseguí ya en la adolescencia, grabada de la TV a las tres de la mañana.

Nunca pude conseguir, oh, qué desgraciado, Los 4 Fantásticos de Roger Corman del 94. Me había hablado un colega pero me dejó jodido porque  nunca pude verla hasta que tuve internet. Lo mismo me pasó con la serie de Spiderman.

 

Bueno, ninguno de estos productos era de gran calidad. Aunque por cuestiones personales le tengo un gran cariño a la del Capi. Pero el tema es que  a un chaval le hacía mucha ilusión ver a sus superhéroes favoritos en una peli con actores de carne y hueso.
Superada esta fiebre infantil y superado también el fiasco de las dos pelis de los 4 Fantásticos (mi comic favorito), me llega a cansar el abuso de llevar cualquier clase de serie al cine. Lo que, en definitva,  me lleva a preguntarme si es realmente necesario recurrir al cine para mantener la Casa de las Ideas.


Interesante la opinión de Pacheco en esta entrevista (minuto 2:25)… Que no he realizado yo, pero os incluyo el link para que cliquéis el “me gusta”. La reflexión parte  un poco de la que él hace, si hay más gente esperando la nueva película de un personaje determinado que aficionados un nuevo comic, dónde queda el futuro de los tebeos. Yo es algo que me pregunto con frecuencia. En fin, mi conclusión es que las nuevas generaciones tiene el seso podrido y leer ya les va costando.

La acumulación

Por alguna razón no puedo dejar de acumular DVD’s. Seguramente tenga algún tipo de trastorno acumulativo (por cierto, acumular DVD’s no es tener 20 o 30 es tener a a partir de 500 o 1000). Como psicólogo debería hacérmelo mirar, pero no tengo tiempo suficiente, puesto que antes de que me dé cuenta ha salido alguna novedad interesante y tengo que ir hasta la tienda más próxima y hacerme con ella.
No, en serio, creo que tengo un problema. Me decía un amigo hace ya algún tiempo que mientras comprara libros no estaba tirando el dinero. Bueno, está bien, tiene cierta lógica. Al fin y al cabo todo lo que está impreso es difícilmente reemplazable. Así que todo lo que acumulo de comics y libros tiene cierto sentido, puesto que en la tercera guerra mundial sólo sobrevivirá mi biblioteca y vendréis todos a mi casa a leer a Asimov, a Raymond Chandler, a K. Dick… ¿Pero qué pasa con los DVD’s?
¿Tiene algún sentido acumular cine y series de televisión habiendo otros medios más baratos y que ocupan menos espacio? Está lo de ser un tío legal y contribuir a que se siga editando de forma chula obras que te gustan. Esto es algo importante. Pero para ser sincero es algo que no suelo tener en cuenta como consumidor. Me interesa más la acumulación por la acumulación. Tener disponible en un soporte físico, ajeno a un disco duro, mis series favoritas y tenerlas a mano cuando me apetezca verlas.
¿Pero por qué no confiar en un disco duro? En fin, vosotros quedaros con lo de que soy un tío legal.

 

 

FARSCAPE

La evasión por la evasión es un gran invento. A los comunistas y a los nazis nunca les ha gustado. Ya sabéis, eran y algunos todavía son más partidarios de quemar libros que de leerlos. A mí en cambio la vida siempre me ha parecido algo insípida (por fortuna no he caído en las drogas) y siempre me ha gustado matar el tiempo con la literatura, el cine, los comics y las series que me permiten evadirme.
Una de las series que salvó mi adolescencia fue Farscape (1999-2003).Tenia elementos de la mejor sci-fi, con un punto cool, con Claudia Black vestida de cuero, con criaturas salidas de la factoría de Jim Henson, con unos guiones que en general no te dejaban respirar… Y un sin fin de puntos a su favor.

Farscapecast0715
Por decirlo de algún modo con Star Trek creces como persona y desarrollas tu carrera en la flota estelar, con Farscape sigues  a una serie de personajes en sus idas de olla episodio tras episodio. Y lo mejor es que diez años después del primer visionado sigue manteniendo su frescura.
En fin, la serie no es que se edite ahora ni mucho menos. La sacó hace algún tiempillo Selecta Visión. Pero da la casualidad  que tuve ocasión de hacerme con ella a un precio de 12 euros por temporada en una tienda de segunda mano (la cual mencionaría si me pagaran).
En fin, llegados a este punto voy a resolverme algunas dudas que siempre he tenido al respecto de esta gran serie:
– ¿Por qué resulta guapa Claudia Black incluso en la actualidad?
– A decir verdad nunca lo he tenido claro. Es una de esas mujeres que no son guapas si nos atenemos a los cánones clásicos. Le pasa como a Charlotte Gainsbourg pero mejor todavía. Y con esa voz (en versión original) más grave que la de Constantino Romero… En fin, una actriz que alimentó mis fantasías adolescentes.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
– ¿Son todos los episodios buenos? ¿Si no es así -que no lo es- por qué engancha como lo hace?
– De hecho tiene episodios infumables… Infumables pero todos aportan algo.
– ¿Y los que no aportan nada?
– Bueno, pero sigue siendo Farscape y mola mazo. Le pasa como a alguna de las últimas películas de Tarantino, ¿por qué seguimos viéndolas y hasta comprando los DVD’s? Pues porque es Tarantino y punto.
– ¿Por qué muchos no habéis visto todavía esta gran serie?
– Esto no tiene respuesta posible. Ale, ya os podéis poner  a verla.
Ah, se me olvidaba. Como otras grandes series de ciencia ficción fue cancelada en su mejor momento (al final de la cuarta), pero gracias al amor de los fans se rodó la que se conoce como la quinta temporada de la serie… Con el equipo original, aclaro. O sea que no os quedaréis con la miel en los labios. Bueno, un poco sí, pero no tanto como con Caprica o Star Trek Enterprise.

Ha pasado demasiado tiempo  desde que uno iba buscando en vano por las tiendas la mítica serie the Twillight Zone, que quien más o quien menos recordará por la música de su opening:

Hace añgunos años nos llegaron unos dvd’s, en total 10, que recopilaban lo mejor de esta mítica serie. Cada DVD incluía 4 episodios por media. Pero la verdad sea dicha supieron a poco. Nunca he entendido los recopilatorios, puesto que a cada uno le gustarán unos capítulos y a un número muy importante de fans otros muy diferentes.  En fin, poco a poco uno empezó a ir a tiendas (en el momento presente tengo 26 años) y vio que de importación te podían traer esta caja:

 

?????????????????????????????????????????

Aunque nunca me puede hacer con ella. De chaval  no tenía ni el dinero ni el reproductor  apropiado que la soportara (los DVD’s americanos e ingleses a menudo no son compatibles con los europeos, puesto que existe lo que se llama  zona 1 y lo que se llama zona 2, la nuestra). Además, creo recorxdar que la edición americana y/o la inglesa no incluía ni subtítulos en castellano… Y esto, si uno no  dominaba el inglés, resultaba un pequeño inconveniente.

En fin,  hace ya algún tiempo que l’Atelier 13 en unión con Scifiworld se ha puesto a sacarla en España. Con la mayoría de espisodios doblados al castellano y con los subtítulos bien realizados  lo que, en fin, todos los fans queríamos. Las temporadas cuestan sobre treinta euros y las editan con cuentagotas. El día 17 de este mes  han lanzado la penúltima temporada, correspondiente a la cuarta, emitida en 1963.

Cada temporada es en sí misma una joya. En  ésta en concreto tienen los episodios una duración de 50 minutos y, a pesar de lo que dicen los pesados que escriben los libretos, cada historia es expléndida. Los capítulos que he podido disfrutar me han resultado una delicia y no me parece que la duración de casi una hora perjudique en exceso a los argumentos, si bien es cierto que en algún momento el ritmo no sigue su avance natural.

Lo que he podido ver…Sí, resulta que la tirada ha salido defectuosa y algunos packs están jodidos.  Encargué la temporada a la página virtual del fnac. Me llegó el mismo día de su lanzamiento me pongo a verla y, oh, sorpresa, el primer DVD está jodido. Pues se cambia me diréis. Umm, resulta que no es tan fácil como parece. Primero se la tienen que llevar, les tiene que llegar (primer paso en proceso) y que comprueben que está defectuosa (a saber), y más tarde se lo piensan y te envían otra. Hombre, a mí me parece una atención al cliente un tanto deficitaria… Sobretodo porque me deja tirado con una de mis series favoritas. Sinceramente, yo creo  que por las molestias me tendrían que enviar la primera del túnel del tiempo (a ver si el dios de las series me escucha).

Independientemente de estos problemillas personales, ¿Qué os parece The Twilight Zone? ¿Es también para vosotros una de vuestras series favoritas?

Yo tengo una amiga que siempre me insiste en que vivimos, hoy día,  la época dorada de la TV (juego de tronos, LOST, Mad Men…) pero yo no estoy muy de acuerdo. La época dorada de la TV  fue la de los los sesenta:  Star Trek,  Los Monsters, The Twilight Zone en parte, Superagente 86 y podría seguir hasta cansarme.

¿Sois de la misma opinión o no? Qué preferís   ¿Perdidos en el Espacio o Black Mirror?  Yo lo tengo claro, prefiero las series de los sesenta.

Como siempre una crítica a destiempo. Y, como siempre, una crítica a la crítica. Al fin no he podido resistir la tentación y esta tarde he comprado el DVD de la película de Garci (12 euros y dos discos, con unas extras que no son para nada despreciables).

Mi opinión: Una buena película que consigue sumergirte en el mundo de Holmes y de Watson. Un montaje envolvente con unas excelentes interpretaciones y con unos decorados en los que se percibe el buen hacer de Gil Parrondo. Por lo demás, es cierto que estamos en un caso atípico de Holmes… El ritmo es más lento de lo habitual  y se respira una continua atmósfera de nostalgia (al fin y al cabo es Garci)… Pero esto no son pegas, de ningún modo. Le proporcionan, en todo caso, una originalidad y un tempo que el espectador y el lector del canon desconoce. Y eso está bien. Además, y este sea quizás el mayor acierto de la película, todo resulta creíble. Resulta creíble Gary Piquer como Holmes y resulta creíble José Luis García Pérez  como Watson. También me creo a todos esos secundarios de lujo como Víctor Clavijo, Macarena Gómez, Enrique Villén, Manuela Velasco y Leticia Dolera (quizás sea la menos acertada pero aún así ella siempre está magnífica). Sí, en la película aparecen Gallardón  e Inocencio Arias (igual esto sí puede ser intolerable, lo del ministro de justicia) pero no se les da casi  ningún peso y, además, siendo justos tampoco lo hacen tan mal.

Por qué una crítica a destiempo y en un blog ya fallecido denominado la cripta de walpurgis. Pues porque Holmes es uno de mis vicios y no he podido resistirme a hablar bien de esta estupenda película. Los críticos, que padecen cretinismo en su mayoría, demuestran cada día con más ahínco su falta de criterio como individuos. Se quejarán  luego de que cierren sus páginas por falta de visitas.

Jose-Luis-Garci-equipo-Holmes-and-Watson-Madrid-Days

 

EL ABSURDO DE NOCTE

Hace algún tiempo me interesé por NOCTE (Asociación Española de Escritores de Terror)… Pensaba, iluso de mí, que quizás me admitirían. Pero no, sólo aceptan a autores ya publicados.

¿Autores ya publicados? Sí, así es. Imagino que quieren decir ya publicados en la hoja parroquial o en el panfleto de la asociación de vecinos de turno.

Personalmente considero que en España sólo hay dos autores ya publicados que se dedican a algo relacionado con el terror: Pilar Pedraza y José María Latorre. Por lo que NOCTE debe ser una asociación realmente pequeña.

Alien VS Prometheus

Tenía unas ganas locas de ver Prometheus, y para matar el rato me puse a ver el jueves Alien un día antes del estreno.

Por más de una razón no debería comparar ambas películas pero como me gusta contradecirme a ello me pongo. Bueno, antes que nada decir que salí del cine con una buena sensación y no sólo porque me gustan las películas con finales que exigen una continuación (como el Imperio Contrataca o Regreso al futuro II)… Realmente en Prometheus hay suficientes elementos de calidad como para decir que estamos ante una buena película de ciencia ficción… Para que os hagáis una idea quizás la podamos situar algo por debajo de Inteligencia Artificial aunque sin duda alguna por encima de Minority Report.

ALIEN es una película redonda. Difícilmente podremos encontrar fallos en su guión estructura o interpretación… Prometheus queda algo más lejos de esa perfección, el guión hace aguas en más de una escena y el montaje podría ser mejorable, siendo en el tercio final donde más se perciben las prisas por no excederse de las dos horas aunque sin lugar a dudas las interpretaciones son expléndidas (a destacar Michael Fassbender y Noomi Rapace, en ese orden)

Por otro lado da la sensación que Ridley ha intentado en todo momento alejarse de Alien aunque se diría que no lo ha logrado en absoluto. En todo momento estamos a la sombra del film del 79. A nivel estético, aunque estamos en una nave protagonista mucho menos gótica que la Nostromo, encontramos que allá donde acierta el film actual es debido al recuerdo de la película anterior… Esto es un error, en mi opinión no, aunque es verdad que quizás el espectador espere algo más diferente de lo que finalmente se encuentra. Y lo mismo se podría decir de la estructura narrativa, aunque tiene menos de pulso que la otra, la estructura a grandes rasgos es la misma.

De cualquier modo, aunque estamos ante un film que se encuentra a la sombra de una obre maestra, sigue valiendo la pena ya que ha heredado muchas buenas virtudes de su madre.

En fin, yo sólo espero que Ridley viva muchos años para ofrecernos continuaciones o, al menos, buen cine en general.